Rudolf Arnheim

Lo leerás en 5 minutos.

Si has llegado aquí buscando el libro de cabecera de Rudolf Arnheim, quizá no hace falta que sigas leyendo. Se llama Visual Thinking , se publicó en 1969 y debería ser lectura obligatoria en las escuelas de Arte y Diseño, si es que no lo es.

Muy en resumen, habla del pensamiento visual.

De cómo percepción y pensamiento se retroalimentan y de cómo las ideas que tenemos -o no- sobre algo condicionan cómo percibimos ese algo.

Un poco más sobre Rudolf Arnheim.

Nació en julio de 1904, en Berlín. El mismo año que nacieron, aunque no en Berlín, Salvador Dalí y Cary Grant (pájaros que no necesitan presentación), Vladimir Horowitz (uno de los pianistas más aclamados del siglo XX), Johnny Weissmuller (si, ese tarzán), Deng Xiaoping (colaborador de Mao Zedong y su sucesor como dirigente del Partido Comunista de China), Glenn Miller (compositor y director de orquesta) y Pablo Neruda (Me miran con tus ojos las estrellas más grandes. Y como yo te amo, los pinos en el viento, quieren cantar tu nombre con sus hojas de alambre). Pero además Frank Lloyd Wright construyó the Martin House en Búffalo, Nueva York y falleció la Reina Isabel II, entre otros.

1904 también es el año en que transcurre Ulisses , la novela de James Joyce. Y se estrenó en Milán Madamme Butterfly de Puccini, con una pésima aceptación. Y Santiago Ramón y Cajal publicó el último fascículo de la Histología del sistema nervioso del hombre y de los vertebrados. Si, en 1904 pasaron muchas cosas. Seguramente si hubiera nacido en 1905 hubieran pasado otras tantas, de mayor o menor transcendencia pero eso no es importante ahora.

Rudolf Arnheim

Su padre tenía una pequeña fábrica de pianos en Berlín y esperaba que su progenitor (el mayor de tres hermanos) se ocupara del negocio.

Pero se conoce que a Rudolf no le atraía mucho la idea… en 1923 empezó a estudiar psicología, filosofía, historia del arte y música (éstas últimas no completadas) en la Universidad de Berlín donde estudió con los psicólogos de la Gestalt Max Wertheimer, Wolfgang Köhler y Kurt Lewin. Terminó su tesis doctoral, un estudio acerca de las expresiones faciales humanas y caligrafía, en 1928.

Antes de su tesis había publicado críticas semanales en algunas publicaciones pero fue en 1928 cuando empezó como editor júnior en una revista cultural (Die Weltbuhne). Y de ahí, a la transcendencia. En 1932 publicó su primer libro, “Film als Kunst” (el cine como arte) donde examinaba la naturaleza de las imágenes en movimiento. Pero justo en ese momento Hitler alcanzó el poder y prohibió la venta del libro (Arnheim era judío). En 1933 emigró a Italia y en 1936, estando en Roma, escribió y publicó su segundo libro “Radio: The Art of Sound” en el que analizaba las características de la radio de la misma forma en la que analizó el cine antaño.

En Italia estaba muy a gustito, como en su propia casa. Pero Mussolini tampoco era amigo de los judíos con lo que en 1938 emigró a Inglaterra, donde ejerció como traductor Inglés-Alemán (y viceversa) en la BBC. En 1940 se trasladó de Inglaterra a Estados Unidos, con diez dólares en el bolsillo. Los psicólogos de la Gestalt le echaron un cable y le metieron en la New School for Social Research. Ahí siguió haciendo de las suyas. Con una beca en la Rockefeller Foundation, se convirtió en asociado de la Office of Radio Research de la Universidad de Columbia. Y con una beca Guggenheim estudió psicología perceptual en relación a las artes visuales. Mientras investigaba daba clases de psicología en el Sarah Lawrence College, donde permaneció durante 26 años.

Rudolf Arnheim

Tras recibir la segunda beca de la Rockefeller Foundation, se tomó 15 meses y escribió su obra más destacada (junto con Visual Thinking, 1969) titulada Art and Visual Perception: A Psychology of the Creative Eye (1954). En 1959 ganó una beca Fulbright y se fué a estudiar un año a Japón. Diez años después aceptó la oferta de la Universidad de Hardvard para hacer de profesor de psicología y arte. Y estuvo entre 1969 y 1974, fecha en la que fue a vivir a Michigan, donde estuvo estrechamente ligado con su universidad durante otro montón de años.

Escribió muchos libros sobre el pensamiento, el arte y la percepción, entre los que destacan, a parte del mencionado al principio de esta chapa, New Essays on the Psychology of Art y Arte y percepción visual: Psicología del ojo creador .

Rudolf Arnheim giró entorno a que el pensamiento (en general, no solo el relacionado con arte o experiencias visuales) es básicamente perceptual en la naturaleza y que la dicotomía entre pensar y ver, percibir y razonar, es falsa y engañosa. Mostró que incluso los procesos fundamentales de visión implicaban mecanismos típicos de racionamiento. Estructuramos eventos de los que derivan las ideas y después el lenguaje.

Rudolf Arnheim

© National Portrait Gallery, London. Imagen de John Gay, Negativo de 2 1/4 pulgadas, 1950s

Así que, Rudolf Arnheim era un teórico. Un hombre que analizó el arte y la creatividad desde el punto de vista de la psicología. Puede parecer frío, pero sus publicaciones han servido como base teórica durante las últimas décadas.

Quizá Salvador Dalí, Cary Grant o Glenn Miller gozaron de más fama pero probablemente el diseño y la creatividad no estarían donde están hoy (par bien y para mal) de no ser por las observaciones y el esfuerzo racionalizador de Rudolf. Rudolf, un teórico que tenía nombre de reno de Papá Noel.

Dicen que las opiniones son como el agujero del culo. Que todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta. No sé cómo te olerá a ti, pero si te apetece dime qué piensas de
Rudolf Arnheim.